Buscar en el sitio: Avanzado

Noticias por categorías:

Suscríbase a nuestro boletín:

Suscriba su nombre y correo electrónico para recibir información sobre temas relevantes para un consumidor en pleno derecho como usted.

Nombre:

E-Mail:

¿Cómo nos puedes ayudar?



Puedes ser un Aliado Alconsumidor o Colaborador Voluntario. Conoce más sobre cómo puedes contribuir en este esfuerzo ciudadano por proteger los derechos de los consumidores en nuestro país. Solamente con una sociedad informada y organizada podremos hacer frente a los abusos de las grandes empresas comerciales.

Conocer más...   

Publica tu historia de horror


Contribuye con tu testimonio denunciando malos productos o malas experiencias en la contratación de servicios. Tu contribución será de gran ayuda para prevenir abusos y mejorar los servicios que ofrecen las empresas.

Publica tu historia de horror   

De última hora:

COMPARTE ESTA NOTA:   Enviar a Facebook Facebook

Balconear gasolineras ayuda a reducir venta 
de chiquilitros: Banxico

Fuente: El Economista

11 de junio de 2012. Difundir en Internet o periódicos la lista de las gasolineras que no cumplen la venta de litros de a litro del combustible puede favorecer el cumplimiento de la ley, según se establece en un documento de investigación dado a conocer por el Banco de México.

El especialista Santiago Guerrero dice que al utilizar datos del historial de las que violan la ley en el despacho de gasolina reduce la probabilidad de seguir haciéndolo porque bajarían sus ventas.

En el estudio titulado “¿Quién vende chiquilitros de gasolina?” se pone de relieve que los resultados indican que ese tipo de mecanismos son una herramienta eficaz para mejorar el cumplimiento.

Lo anterior en un contexto en donde las agencias reguladoras son débiles y carecen de recursos para multar a los infractores.

A partir de esta investigación, se detectó que los consumidores reaccionan a la información publicada y evitan ir a las estaciones que están reportadas por no vender los litros completos.

VENTA DE CHIQUILITROS

Se puede tener un impacto estadísticamente negativo con las publicaciones en periódicos y en Internet que se reflejan en las ventas del combustible, considera en su hipótesis. Se calcula que pueden tener una pérdida de entre 2.2 y 2.4% en las ventas mensuales por estar boletinadas.

Pero a pesar de que dicho impacto no es muy significativo y puede ser temporal, el especialista asegura que puede ser una medida eficaz.

De acuerdo con los resultados de la investigación, la divulgación de información en línea disminuye en 37% la probabilidad de violar la ley para las estaciones de gasolina que tenían un historial de incumplimiento antes de que los periódicos publicaran los reportes.

Pero pueden mejorar su comportamiento hasta en 39% cuando se encuentran en la lista que difunda algún medio impreso de información y en 49% en una página de Internet.

SEMÁFORO EN ROJO

Uno de los esfuerzos en este sentido es el que realiza la Procuraduría Federal del Consumidor con verificaciones periódicas a las 9,200 gasolineras que hay en todo el país.

Este procedimiento consiste en revisar los instrumentos de medición de cada estación como parte del programa habitual, pero también en hacer visitas extraordinarias cuando haya denuncias por parte de los consumidores. Para consultar los resultados de la verificación y evitar caer en gasolineras que faltan a la ley, visite: www.consumidor.gob.mx

Últimas noticias:

Image


28 de junio de 2015 | CIUDAD DE MÉXICO — La información de un número indeterminado de clientes de Banorte fue sustraída, confirmaron a El Financiero autoridades y fuentes cercanas al caso.

El robo de datos ocurrió presuntamente durante el proceso de cambio de su plataforma tecnológica concretado a finales del año pasado e inicios del actual.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) confirmó que desde hace un mes investiga el caso al interior del banco, analizando toda la información sobre el robo. De acuerdo con Jaime González Aguadé, presidente de la institución, el caso podría ser grave.

“Es grave si es información confidencial que no debe estar en manos de nadie más que de los dueños que son los usuarios y del banco para sus operaciones. Entonces en la medida en que analicemos la información veremos que sucedió. Esto puede suceder y sucede en todas partes del mundo”, expuso.

Reconoció que Banorte fue quien notificó a la CNBV del suceso y por ello, la autoridad inició un proceso de verificación.

“En eso estamos (en verificar) qué información efectivamente y de qué clientes se sustrajo. Y si encontramos o lo que encontremos, tomaremos las medidas necesarias y en su caso el banco tendrá que actuar”.

En mayo el banco emitió en un diario un desplegado que destacó los riesgos de la ciberdelincuencia, aunque en ese escrito no mencionó el ataque en cuestión.

De acuerdo con información recabada por El Financiero, la alerta inició cuando algunos de sus clientes de mayores recursos recibieron llamadas por parte de la institución para solicitarles que cerraran momentáneamente sus cuentas por el surgimiento de algunos problemas de seguridad.

Informantes cercanos al caso explican que representantes del mismo banco ignoran cuánto tiempo quedó expuesta la información de sus clientes, ya que el hackeo no fue detectado inmediatamente.

Las mismas fuentes explican que los datos que fueron sustraídos corresponden a la obtenida mediante terminales punto de venta, cajeros automáticos y de banca en línea.

De acuerdo con las disposiciones emitidas los bancos deben informar a la autoridad de todo riesgo de mercado, operación o tecnológico, lo cual fue hecho por Banorte, confirmó la CNBV.

TODAS LAS INSTITUCIONES SON OBJETO DE CIBERATAQUES: GFNORTE

Consultado sobre la sustracción de datos, Grupo Financiero Banorte explicó que fue un “incidente menor” y que correspondió a una base de datos en “desuso” aunque declinó precisar cuántas personas formaban parte de ese padrón.

Todas las instituciones más relevantes en todas las industrias, son objeto de ciberataques constantemente, lo que no implica que tales intentos resulten exitosos, indicó a El Financiero.

Por lo que afirmó “hoy por hoy tenemos la tranquilidad y certeza de que la información sensible de nuestros clientes, es decir: datos, números de cuenta, operaciones y saldos, está completamente protegida y no ha estado en riesgo en ningún momento”.

Reconoció que en mayo de este año “nuestra institución registró un incidente menor a través del cual se accedió a un listado que ya estaba en desuso y que sólo contenía información comercial, en su momento utilizada por el banco para fines promocionales y de prospección de clientes potenciales”.

La institución aseguró que actualiza sus sistemas de seguridad de manera constante.

Image


29 de junio de 2015 — Las irregularidades que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) encuentra en las gasolineras que verifica, lejos de disminuir, van en aumento. Mientras que en el primer trimestre de 2014 la dependencia halló anomalías en 58% de las estaciones de servicio revisadas, entre enero y marzo de este año las fallas alcanzaron 66%.

Algunas estaciones de servicio insisten en incurrir en anomalías a pesar de haber sido inspeccionadas por la dependencia en más de dos ocasiones en los últimos 15 meses, y continúan funcionando.

Las principales fallas detectadas son la venta de litros incompletos, errores de repetibilidad —es decir, la inestabilidad de las mangueras al efectuar diferentes mediciones de combustible por la misma cantidad pagada—, desperfectos o piezas sueltas en las bombas despachadoras, bombas que no detienen el despacho de combustible automáticamente y precintos rotos.

EL UNIVERSAL realizó un ejercicio para conocer si algunas gasolineras siguen despachando menos litros de los solicitados aun cuando ya fueron sancionadas por la Profeco. Para la selección se utilizó la herramienta “Litros Completos”, una aplicación web creada por este medio para indicar al consumidor cuáles son las mejores opciones cercanas al lugar donde se encuentra para cargar gasolina.

En cada gasolinera hay uno de los siguientes cuatro escenarios: 1) si presentó alguna de las 24 anomalías por las cuales la Profeco inmoviliza sus mangueras como medida precautoria (en rojo), 2) si no exhibió irregularidades (en verde), 3) si se negó a la verificación (en naranja) y 4) si no ha sido revisada (en amarillo).

La aplicación se alimentará periódicamente con los resultados de las revisiones que la Procuraduría publique en el portal del Programa Nacional de Verificación de Combustibles.

Utilizando la aplicación, se eligieron tres estaciones de servicio: dos en donde la dependencia ha inmovilizado mangueras por hallar en ellas irregularidades y otra más en donde no encontró anomalías.

Durante el recorrido, el equipo que realizó este trabajo se percató que todas las mangueras de las estaciones sancionadas trabajaban con normalidad. En una de ellas, recibimos medio litro menos del combustible comprado.

Compre 7 litros, llévese 6 y medio

Utilizando una cámara oculta, el equipo de EL UNIVERSAL acudió a tres estaciones de servicio para comprar siete litros de gasolina en cada una. Las primeras dos estaciones —ubicadas en Ribera de San Cosme 114 y Av. Ejército Nacional 125— han sido sancionadas por la Profeco, mientras que la tercera —localizada en Laguna de Términos 516— aprobó la verificación.

En cada gasolinera, el combustible se vertió en contenedores y luego se vació en jarras graduadas para saber quién entregó los siete litros completos y quién no.

Estos fueron los resultados. La estación de Ribera de San Cosme, perteneciente a Seven Service S.A. de C.V., sí despachó los siete litros completos, lo mismo que la de Laguna de Términos 516 (propiedad de Servicio Pátzcuaro).

Sin embargo, la gasolinera localizada en Ejército Nacional 125, sancionada por la Profeco dos veces en menos de siete meses por vender litros incompletos, no entregó el volumen de combustible comprado.

La diferencia entre lo pedido y lo entregado fue menor. De siete litros, la estación propiedad de Grupo Ejército S.A. de C.V. sólo entregó seis y medio, es decir 8% menos. El diferencial fue tan evidente que no se necesitó de un instrumento de medición sofisticado para notarlo.

El ejercicio hecho por EL UNIVERSAL fue muy básico en comparación con el trabajo que realiza el personal de la procuraduría.

Para la verificación volumétrica —es decir, para revisar que las mangueras despachen litros de a litro— la dependencia utiliza unos recipientes llamados “jarras” que tienen una escala perfectamente graduada para distinguir la menor variación en el despacho de combustible.

Se llevan a cabo no una sino nueve mediciones por cada una de las mangueras —tres en la velocidad más baja en que puede despachar, tres a velocidad media y tres a la velocidad más alta— para detectar errores de “repetibilidad”, es decir, si una bomba entrega distintas medidas de combustible para la misma cantidad solicitada.

El error de “repetibilidad” se presenta cuando el margen de dispersión entre los resultados obtenidos en tres despachos consecutivos de 20 litros supera los 60 mililitros.

El caso más extremo es cuando se detecta que las mangueras despachan litros incompletos en todas las mediciones, como la gasolinera de Ejército Nacional. La normativa vigente admite hasta 100 mililitros faltantes por cada 20 litros de gasolina despachada (aproximadamente un tercio de una lata de Coca-Cola). Las mangueras que rebasan este margen de error son inmovilizadas como medida precautoria.

Las fallas volumétricas son las principales causas para paralizar las bombas despachadoras pero no las únicas. De hecho existen 24 causales por las que se puede sancionar a una estación de servicio.

Crecen irregularidades

Durante el primer trimestre de 2015, la Profeco verificó 570 gasolineras en el país y en 375 procedió a inmovilizar al menos una manguera por hallar irregularidades, esto es, en 66% de los casos. En el mismo periodo del año anterior, la dependencia había encontrado fallas en 58% de las estaciones revisadas.

Considerando también que 10% de las estaciones visitadas entre enero y marzo de este año se opusieron a la verificación, la Profeco sólo encontró en orden a una de cada cuatro.

Las 570 gasolineras revisadas en los primeros tres meses del año más las mil 792 revisadas en 2014 apenas suman una quinta parte de las 11 mil 246 franquicias que existen en todo el territorio nacional, por lo que el riesgo para los consumidores puede ser latente en el resto.

Meses atrás, este medio informó que en estados con presencia del crimen organizado como Michoacán, Tamaulipas y Guerrero, la labor de la Profeco es aún más limitada, pues ha revisado menos de 10% de las estaciones de servicio existentes en esos lugares.

En la lista negra

Existen empresas que cuentan con más de una gasolinera con desperfectos. Es el caso de Servicios Gasolineros de México, S.A. de C.V., compañía que en el primer trimestre de este año recibió la visita del personal de la Profeco en nueve estaciones de servicio, de las cuales ocho mostraron alguna irregularidad, casi todas ubicadas en la ciudad de Monterrey.

En el mismo periodo, autoridades de la dependencia federal revisaron seis estaciones de la empresa Petromax, S.A. de C.V., cuatro de Consorcio Gasolinero Plus, S.A. de C.V. y tres de Operadora Gasoil, S.A. de C.V., la mayoría en el Distrito Federal y el Estado de México. En todas se encontraron irregularidades.

Una suerte similar corrió las empresa E.S.G.E.S., S.A. de C.V. La Profeco revisó cinco estaciones de servicio localizadas en el estado de Campeche, de las cuales cuatro presentaron anomalías, otra se negó a ser verificada y sólo una no presentó problemas.

En el DF, entidad donde se llevó a cabo el ejercicio, existen siete estaciones que han sido sancionadas en tres ocasiones en los últimos 15 meses por despachar litros incompletos, presentar errores de “repetibilidad” o tener los precintos rotos. Los precintos son los dispositivos de seguridad que sirven para evitar la manipulación del ajuste de los instrumentos de medición.

Estas estaciones se ubican en Av. 16 No. 13, Av. División del Norte 2570, Av. Santa Lucía 810, Calzada de Tlalpan 424, Av. Luis Cabrera 480, Av. Revolución 775 y Boulevard Adolfo López Mateos 315.

Los resultados de las verificaciones a todas las gasolineras del país están disponibles a partir de hoy en “Litros Completos”.

Image


30 de junio de 2015 — "Me siento muy avergonzada de haber caído en este engaño”, dice Lydia —quien prefiere que no se publique su verdadero nombre— mientras se le crispa la voz al hacer cuentas: en menos de un año endeudó a su familia por un millón de pesos.

El problema inició con el apremio mensual de pagar una deuda de 200 mil pesos. Con una hija en la universidad, un hijo en la prepa y su marido retirado, un anuncio en el periódico pareció darle la solución al ofrecer créditos con mensualidades pequeñas, bajos intereses y facilidad en los trámites.

La empresa del anuncio empezó por duplicarle su solicitud de efectivo. Le ofreció 400 mil pesos, después un millón, y al final le hizo firmar un contrato por el préstamo de 4 millones 658 mil pesos. Aunque Lydia dudó en aceptar —nunca en su vida había manejado una cifra tan alta de dinero—, el gestor le insistió que el préstamo le ayudaría a salir de la deuda actual, podría invertir en un proyecto inmobiliario y tendría liquidez suficiente para mantener a su familia. Era un futuro prometedor.

Cuando firmó el primer contrato le dijeron que tendría que dar un porcentaje del valor del crédito como “fianza”, la cual pagó con cargo a sus tarjetas de crédito, y le prometieron que en una semana, cuando ya tuviera el dinero en su cuenta, el pago de los 326 mil pesos que había hecho se le devolvería a su cuenta.

En 2014, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), instancia federal encargada del tema, registró mil 46 casos, y en los primeros cinco meses de 2015 ha recibido 482 quejas por los llamados “créditos milagro”.

“Estas empresas se presentan en los medios ofreciendo términos de créditos increíbles: no te piden aval, no checan tu calificación en el buró de crédito, las tasas de interés que manejan son muy inferiores a las bancarias. Es decir, mucho dinero fácilmente”, explica Ángel González, presidente de la Asociación Civil Defensa del Deudor (DDD), que desde 2008 se ha especializado en el tema.

Por su parte, Mario Alberto Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), dijo en entrevista con EL UNIVERSAL que las consultas sobre el tema se han duplicado: en el periodo enero-abril de 2014 tuvieron 200, mientras que en el mismo periodo de 2015 van 500.

“Enfrente de la Condusef, en el World Trade Center (WTC), hay muchas de estas empresas”, confirma Di Costanzo al señalar la paradoja de que ambos edificios compartan un estrecho tramo de Insurgentes Sur: las oficinas de la Condusef —encargada de defender a los usuarios— y la torre del WTC —donde se ha denunciado que existen empresas fraudulentas de créditos milagro— son vecinas.

La estafa de estas empresas consiste en quedarse con el dinero de las fianzas o la gestión, mientras que los prometidos préstamos nunca llegan a los clientes.

Y todo en el World Trade Center

A Roberto Perezcuervo lo llamaron al teléfono de su casa diciendo que tenía un crédito preaprobado. Lo citaron al día siguiente en la calle Montecitos 38, World Trade Center, piso 8, despacho 34. Susana Ávila vio un anuncio en el periódico donde ofrecían un crédito de 300 mil pesos con mensualidades de mil 800 pesos. Asistió a Montecitos 38, WTC, piso 27, oficina 20.

A Roberto le robaron en tarjetas de crédito 399 mil pesos y a Susana 350 mil. Este diario visitó la sociedad de financiamiento que en cinco meses ha cambiado tres veces de nombre y múltiples veces de ubicación dentro de la torre corporativa.

Las oficinas no tienen ningún logo que las distinga. No se puede saber si son Corporativo de Negocios y Mercados —como se presentaron con Roberto—, Predial Análisis y Consulta —donde fue Susana— o Profinsa —como se mostraron ante este periódico.

A la recepción le siguen una línea de cubículos divididos por cristales, donde hay espacio para un escritorio, la silla del gestor y dos espacios para cliente. Atrás de cada asesor financiero hay un cartel con leyendas sobre créditos: “Dinero, responsabilidad, fluidez económica”, y González, presidente de DDD, dice que esto tiene una razón muy clara: “Si llegas a un centro financiero de renombre, oficinas de vidrio, sillas de cuero, confías”.

Roberto y Susana confiaron cuando les pidieron los datos personales: edad, ocupación y sus tarjetas de crédito vigentes; cuando el asesor escribió en hojas blancas y con tinta azul cuentas exorbitantes que sonaban lógicas. “No sé cómo a mis 61 años fui a caer en esto”, dice Susana, mientras repite lo que le prometieron: pagar mil 800 pesos mensuales por 300 mil pesos de crédito.

Lo bajo del pago mensual lo justificaban diciendo que ellos pedirían a nombre de Susana un crédito por 3 millones de pesos que reinvertirían en el mercado para que las ganancias de esa inversión amortiguaran la deuda original.

“Están atentando contra la clase media”, repite una y otra vez el ingeniero Perezcuervo, a quien le ha llevado un par de meses comprender cómo en menos de tres horas le robaron casi 400 mil pesos que ni siquiera tenía. “Ahora estoy endeudadísimo con los bancos. Nos dejaron en la quiebra”, dice. Son 73 años de una vida crediticia intachable que se borraron en una tarde.

Gente indefensa

Pese a que la Condusef reconoce esta práctica como fraudulenta, el problema está fuera de su alcance porque no son empresas financieras. La Profeco, por su parte, atiende quejas sobre el tema, pero “tiene las manos atadas porque las empresas sí están cumpliendo con lo que indica el contrato”, dice Ángel González, presidente de DDD, quien explica que “esos contratos están amañados pero son legales, indican que están gestionando una solicitud de crédito con un tercero, y los honorarios que cobraron son por la gestión. Al momento que el cliente firma, acepta”. Di Costanzo coincide: “Al firmar el contrato usuario-empresa milagro, sacan a la Condusef de jurisdicción.

“La gente queda en estado de indefensión porque ellos mismos se pusieron en esta situación de manera voluntaria al firmar el contrato”, continúa González, quien dice que de los 4 mil casos que su asociación civil lleva contabilizados en seis años [unos 666 al año], pocos actúan contra estas empresas.

El perfil más afectado por los créditos milagro, de acuerdo con estadísticas del DDD, son personas entre 40 y 65 años [33% de los casos].

María Angélica Carrillo, directora general de Quejas y Conciliación de la Profeco, dice que las reclamaciones por estos tipos de créditos van desde 375 pesos a 2 millones 100 mil pesos, y que en el caso de las mil 46 quejas registradas en 2014, se llegó a una conciliación en 67%. “Aunque no es un número bajo, si lo comparamos con el promedio nacional de la procuraduría, que es 80% de conciliación, el de este tipo de casos sí es menor”, explica.

Las audiencias de conciliación de la procuraduría consisten en citar a los involucrados —consumidor y empresas— “para tratar de avenir los intereses de las partes”, explica Carrillo, y especifica que el arreglo final no siempre es del monto total por el que se reclama.

Aunque el modus operandi de estas empresas sigue un patrón parecido al de Roberto, Susana y Lydia, “cambian constantemente el estratagema de engaño”, dice Di Costanzo, al explicar que el cambio les permite seguir estafando. Y Ángel González lo ejemplifica: “A mediados de 2013 empezamos a detectar que las personas eran contactadas directamente por correo electrónico y llamadas a sus casas. La empresas milagro pasaron de anunciarse a comprar bases de datos”.

Cuando Roberto se dio cuenta que no le darían el crédito, la empresa empezó a citarlo en diferentes despachos y pisos del WTC. Con Susana se repitió lo mismo. Del piso 8 al 34. Todas las oficinas idénticas con más o menos mobiliario y gestores diferentes de quienes les habían prometido el paraíso financiero.

“Me sentí indefensa, con ganas de llorar, mis hijos no saben lo que está pasando”, dice Susana, quien a sólo un mes de que esto pasara ya tiene las tarjetas al tope, está en el buró de crédito y totalmente rebasada por las deudas. A Roberto, por su parte, le dieron cita hasta el 9 de septiembre en la Profeco para encarar a la empresa que lo defraudó. González, quien desde 2008 trabaja con estos temas, dice que la única solución factible es “la organización de los estafados para que alcen la voz”.

El desfalco de Lydia

A los ocho días de firmado el contrato para el préstamo de 4 millones 658 mil pesos, Lydia regresó a las oficinas de A&E Gestión Económica Jurídica. Su asesor de cabecera había desaparecido y un nuevo empleado la asustó. “Me dijo que estaba metida en un problema legal, que era mucho dinero, y me insistió en que debíamos cancelar el contrato”, dice Lydia, y explica que en ese momento, entre los gritos del gestor, sintió el peso de la gran cantidad de dinero que había pedido prestado y quiso cancelarlo. Hasta ese entonces había pagado 326 mil pesos por concepto de “fianza”.

El nuevo asesor le dijo que se le devolverían los cobros de la fianza a sus tarjetas de crédito y que ya sólo necesitaría 29 mil 300 pesos en efectivo para revertir el trámite. “Ya estábamos en austeridad extrema. Me siento tan avergonzada”, repite.

Entre estados de cuenta a reventar, Lydia recibió una llamada a su casa: “Señora Lydia, ¿por qué no ha venido? Aquí hay un crédito aprobado para usted”. Era un empleado de la misma empresa donde la habían defraudado. “Pensé que era una buena oportunidad para recuperar el dinero que me habían robado”.

Lydia regresó y en lugar de volver a casa con menos deudas, los asesores le aseguraron que con el pago de 299 mil 335 pesos ellos saldarían lo que debe con todos sus bancos. Ella volvió a confiar e hizo un nuevo cargo a sus diferentes tarjetas de crédito. Faltaba una semana para que se venciera su fecha de pago.

Después de aceptar dos veces créditos milagro que le habían roto la fe en el sistema financiero, trató de buscar abogados, hablar con sus bancos para negociar la deuda y recurrir a amigos para poder pagar mensualidades de 21 mil pesos para no entrar al buró de crédito. A la deuda de 200 mil pesos por la que había acudido a este tipo de empresas para solucionar su primer problema, se le sumaron los 654 mil de cobros a sus tarjetas —que nunca se le reembolsaron—, y los casi 30 mil pesos que dio en efectivo. Para finales de 2014 la deuda familiar ya ascendía a 854 mil pesos.

Ahí no terminó la pesadilla. Un mes después, ya desfalcada, Lydia pensó que por fin vería la luz al final del túnel. Un nuevo asesor, de otra empresa llamada Real Alianza, telefoneó para decirle que podía ayudarla. El monto del préstamo que necesitaba para tapar el hoyo de sus finanzas era ya de un millón de pesos. El gestor le pidió 85 mil para un seguro de la deuda. Nunca le aprobaron el crédito. La familia de Lydia inició 2015 con una deuda de 939 mil: “Enduedé a mi familia por un millón de pesos”.

Las tasas de recuperación que da el presidente de la Asociaciónde de Defensa del Deudor sobre estos casos de fraude no es muy alentadora. “No tenemos ningún solo caso de alguien que haya recuperado su dinero. Los vencen por agotamiento”.

La DDD tiene un servicio integral para el deudor, desde asesoría jurídica hasta ayuda en la mediación del pago. También ayudan a lidiar con las empresas que llaman para cobrar.

Image


27 de junio de 2015 | México, DF — Nextel, propiedad de AT&T, es la empresa de telecomunicaciones con mayor número de quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) con 2 mil 144 reclamaciones en el periodo de enero a mayo de 2015.

Según la página de internet de Profeco, Iusacell, también de AT&T, ocupa el tercer sitio de empresas del sector al sumar mil 308 quejas.

Sumando las quejas de ambas empresas adquiridas por la estadounidense AT&T se obtienen 3 mil 452 quejas contra la compañía.

Al respecto, Irene Levy, presidenta de Observatel, comentó que AT&T debe aprovechar la inversión que anunció este jueves para mejorar su cobertura, calidad, atención a clientes y así lograr la confianza de los usuarios de telefonía móvil.

Además, Levy dijo que es importante que AT&T consolide las marcas de Nextel, Iusacell y Unefon en una sola para que los usuarios tengan claridad respecto a quién es la empresa que les ofrece el servicio.

Image


29 dejunio de 2015 — La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) avaló la bonificación por más de 300 millones de pesos realizada en 2013 por Radio Móvil Dipsa (Telcel), que resarció la inconveniencia a 14 millones de usuarios por intermitencias en el servicio de telefonía móvil.

La Profeco detalló en un comunicado que fueron afectados aproximadamente 60,000 usuarios en las colonias Del Valle, Condesa, Narvarte y San Pedro de los Pinos, en el Distrito Federal, por intermitencias en servicios de voz y mensajes cortos el 26 de enero de 2013.

De acuerdo con la información, se trata del resultado de la acción colectiva promovida ante el Juzgado Quinto de Distrito en Materia Civil en el Distrito Federal por la Procuraduría contra la empresa de telefonía móvil. El monto total de bonificación también contempla 20% de indemnización para afectados por la eventualidad, según lo establece la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC).

Fue mediante la firma de un convenio con el que la la institución privada acordó coadyuvar con Profeco la adecuada atención y solución de las quejas ingresadas en su contra ante esta Procuraduría. Se comprometió a llevar a cabo la bonificación correspondiente en caso de que algún usuario, por cualquier cuestión excepcional, no hubiera sido bonificado en los términos referidos, siempre y cuando cumplan los requisitos correspondientes.

Se trata de demostrar la afectación sufrida por la intermitencia del 26 de enero de 2013 en servicios de voz y mensajes cortos, detalló la Profeco en la misiva.

Además invitó a quien quiera adherirse a este convenio que da por terminada la acción colectiva a que acuda a la delegación de Profeco en el Distrito Federal más cercana a su domicilio en un horario de 9:00 a 15:00 horas.

Para cualquier duda o aclaración, Profeco también pone a su disposición el teléfono 56-25-6700 extensiones 11357, 11292 y 11176.

Para denunciar cualquier abuso de proveedores, asesoría o consulta cuenta además con el Teléfono del Consumidor 5568-8722 en el Distrito Federal y su Área Metropolitana y el 01-800-468-8722 del interior de la República.

Además, atención en línea a través de la página http://telefonodelconsumidor.gob.mx, el correo asesoria@profeco.gob.mx o por twitter en @Profeco.

Historias de horror recientes:

Image


ME ESTAN COBRANDO X 2 CONTRATOS. YA VINIERON A VERIFICAR Y NO SE ARREGLA EL PROBLEMA ES
UN ERROR DE ELLOS,

Image


Buen dia, les escribo por que estas compañias simpre cobran lo que quieren y nunca les hacen nada. no hay un organizmo que este regulando los servicios que se otorgan. Ellos ponen servicios que nunca te indican a la hora de contratación. Y cuando quieres quitarlos el proceso es demasiado tardado. Mi plan es de 499 iva incluido, pero da la casualidad que siempre me cobran mas de 700 pesos quesque excedo el numero de mensajes enviados. La verdad pido un detalle de la linea y que creen? ese es un servicio que debes de activar por lo tanto te cobran. cuando es mi linea y se supone que debo de saber el detalle de la misma, pues resulta que para que suceda esto le debes de pagar a la empresa.

Image


Hola, gracias. La empresa telecable de zapopan ofrece 14 meses de servicio por pagar 12 meses a un sólo pago, así lo estibe haciendo por algunos años, tenía el servicio de TVE , telefonía e internet.,. El internet comenzó a fallar, ya que lo usamos para que mi hija se comuniqué a su empresa, no lo pudo hacer más a pesar de reclamos y orientaciones para componerlo. Bueno, al final contrate axtel con muy buena respuesta, cancelé telefonía e internet y cuando les pido que me reintegren lo pagado por ésos dos servicios y me dijeron que NO SE DEVUELVE DINERO, SE USARAN COMO PAGO PARA LOS SERVICIOS DE TV. ¿Se pueden quedar así o se podrían recuperar en efectivo? Gracias